COMPARTE TU EXPERIENCIA

DESCUBRE EL BLOG

Queremos compartir con vosotros un enlace muy especial de una seguidora de Camino Escolar Seguro, no dejéis de visitarlo: VER BLOG

PASEANDO AL COLE. CAMINO ESCOLAR DE MÁLAGA

Esta mañana en el pedibús de Los Guindos se han realizado la ruta del Maná y la del litoral, como venimos haciendo cada semana. Con respecto a la ruta del litoral tenemos que comentar que ha habido mucho viento como para salir volando y algo de frío pero la lluvia no ha estado presente. En esta ruta ha habido mucha afluencia de niños/as, algo normal porque son paseos que funcionan muy bien desde que empezamos el proyecto. Los niños/as que estaban presentes han sido muy puntuales y como siempre han estado jugando entre ellos/as y hablando sobre el día del padre, ya que están haciendo trabajos manuales para dárselos a ellos. En la ruta que parte desde el Maná también hemos podido sentir el frío matutino, pero los peques han acudido puntuales a su cita, como todos los martes. Hoy hemos tenido el placer de contar con la presencia de una de las madres, que ha realizado el camino con nosotros. Aprovechando las densas nubes que teníamos sobre nuestras cabezas, nos hemos entretenido jugando a“Esta nube se parece a…” Las comparaciones han sido de lo más original. Desde luego la imaginación de nuestros pequeños #littleChampions nunca dejará de sorprendernos. Hoy hemos puesto a prueba a los más pequeños, dejando que ellos sean los que decidan cuándo es apropiado cruzar (tanto con semáforo, como sin semáforo), pero siempre con supervisión. Nos complace decir que han superado las expectativas 

CAMINO ESCOLAR DE MÁLAGA

Hoy el equipo “Paseando al cole”, ha realizado el pedibús del infantil Platero. Para ello, nuestro monitor Javi ha estado en la ruta que parte desde los jardines cercanos a Supersol.
Allí estaba uno de nuestros padres #Champions, que portaba la cuerda. Una de las cosas que tenemos que prever siempre, es que se necesitan llevar más petos, por si hacen falta. Mencionamos esto, ya que uno de los peques había perdido el suyo y estaba bastante disgustado, ya que le hace mucha ilusión llevarlo junto a la “cuerda mágica”. Pero no sólo por este peque, sino para las incorporaciones que vienen sobre la marcha.
Durante el trayecto, los 8 valientes pequeños han topado con un “coche feroz”, que imposibilitaba el acceso que da a la calle del centro escolar. Desde “Paseando al cole” queremos denunciar dichas situaciones ya que no solo perjudican a los más pequeños en este pedibús, sino que infunden valores negativos para todos. Nos encanta cómo, durante el trayecto, otros pequeños del centro se van uniendo a la cuerda, del que partimos con menos peques hasta llegar al centro con un gran número de valientes participantes.

COLEGIO PÚBLICO JERÓNIMO ZURITA (Zaragoza)

A los niños del colegio público Jerónimo Zurita les llegó una carta de Carlota. Vive en Italia y participa en el Camino Escolar de su colegio.  En su carta les pide a los chavales que le cuenten cómo van a su colegio, con quién, por dónde pasan y lo que les gusta o no de sus calles y su barrio.
Estas son algunas de las respuestas de los escolares de 6º de Educación Primaria (11-12 años):

Gemma: "Cuando voy al colegio me gusta ver a gente hablando, a los señores mayores cogiéndose de la mano y llegando a comprar. […] me encuentro a veces con un señor mayor muy simpático y a su perro que cuando le acaricias se tumba para que le rasques la tripa".

Jorge: "[…] el camino con mis amigos es bastante divertido, mis amigos, con los que voy al colegio, se llaman: Héctor o Tontatis, Aritz, Lucas, Usher y también Diego y Guille. Las chicas son: Ariadna, Yolanda, Lydia, Paula y Helga. […] como vamos corriendo, llegamos al colegio enseguida".

Guille: "[…] de camino nos solemos encontrar a unos niños subiendo a un autobús, coches amarillos y mierdecillas de perro. Algunos días alguno llega un poco tarde, pero se les espera hasta que lleguen y luego nos vamos al cole. Al llegar siempre hablamos o cambiamos cromos, y luego toca la sirena y entramos".
Ainhoa: "[…] voy con mi hermana pequeña y mi madre al colegio.  Nunca he llegado a preguntarle a mi madre si puedo ir con mis amigas pero gracias a tu carta se lo preguntaré".

Pilar: "Yo voy al colegio con mi amiga Claudia, nos encontramos en la pescadería Bermejo. […] A veces vamos con Gemma, de normal, ella sale mucho antes y se va sola. Si yo tengo que esperar a Claudia, Gemma se va sola, es muy impaciente. […] Claudia cuenta muchas cosas y nos reímos mucho".

MI PASEO AL COLE

Quiero compartir con vosotros mi propia experiencia personal de cuando era una chiquitaja, el cómo fue mi camino escolar y qué recuerdos guardo de él. De esta forma creo que vais a entender mucho mejor qué es lo que pretendemos hacer y cuáles son nuestros objetivos.
Personalmente creo que el camino escolar es una experiencia que todo niño y niña debe vivir, ya que a la larga es uno de los recuerdos más bonitos que se conservan de nuestra infancia y de la época del colegio (qué queréis que os diga, pero yo las clases de matemáticas, por ejemplo, no las recuerdo con especial cariño).
De pequeña estudié en varios colegios, así que guardo varios y buenos recuerdos de cada uno de ellos.
Recuerdo sobre todo las frías mañanas de invierno, donde poner un pie fuera de las mantas calentitas era toda una odisea, no imaginemos entonces el hecho de vestirse y salir a la calle para ir al colegio. ¿Qué me motivaba entonces para deshacerme de ese acogedor amasijo de sábanas y enfrentarme al frío invernal?
¡El portero!
Sí, el portero electrónico. Todas las mañanas sonaba a la misma hora cuando mi amiga Débora hacía una parada en mi casa, para recogerme e ir juntas al colegio.
El hecho de saber de que a una hora concreta ella iba a estar allí, tocando el porterillo mientras se helaba de frío, hacía que estuviera lista y arreglada en un santiamén sin rechistar; procuraba ser puntual para que la chiquilla no tuviera que esperarme mucho rato, lo cual hacía que también fuésemos de las primeras en llegar a clase.

A mitad de camino siempre nos encontrábamos con más gente, que aunque de primera hora yo no conociera, siempre había un amigo de amigo con el que al final acababa hablando y descubriendo las cosas en común que teníamos. Eso era todo un reto para mí, porque pese a que ahora soy Técnico Superior en Animación Sociocultural, de pequeña era la personita más tímida del mundo y me costaba mucho entablar conversación con alguien.
Por suerte siempre había alguien que te incluía en la conversación e invitaba a hablar, haciendo que poco a poco toda la timidez desapareciera, siendo admirable la comparación de los primeros días de clase con los últimos, cercanos a las vacaciones de verano.
Otro recuerdo que también conservo con mucho cariño es el de mi hermano llevándome en coche.
Sí, perdía ese pequeño camino de casa al colegio para que la caminata me despejara el sueño que tan pesadamente arrastraba, pero era un tiempo preciado en el que aprovechaba para charlar con mi hermano. Nos llevamos 11 años de diferencia, así que él, entre el trabajo, la novia y las amistades, paraba poco por casa. Apenas lo veía, por lo que ese ratito en coche, hablando con él, era muy especial para mí.
¿Y qué es mejor que hacer el camino hacia el cole acompañada? ¡Hacer el camino de vuelta a casa acompañada!
Horas y horas de libros, apuntes, profesores y lecciones… Cuando llegaba la hora de la salida, con el estómago rugiendo de hambre y el cerebro totalmente colapsado, lo que necesitábamos era una buena charla con los amigos de vuelta a casa para despejarnos.
Pero solo hay una cosa que supere a las ganas de llegar a casa y sentarte a la mesa para calmar a tu impaciente estómago: ¡Los columpios!
De pequeña (y no tan pequeña), aquel parque de columpios era una parada obligatoria. Daba igual el frío, el calor, el hambre y a veces incluso la lluvia. Era nuestro ratito sagrado de charla y diversión, donde comentábamos el día y nos dábamos ideas para las tareas de la tarde o los trabajos.
Otro de los años recuerdo que era yo quien, pese a salir unos minutos antes, me quedaba en la puerta esperando a dos amigas para hacer el camino acompañada. Recuerdo que una de las veces, una de mis amigas, algo extrañada me preguntó: “Si sales antes, ¿Cómo es que no te vas a casa? No hace falta que te quedes esperándonos, que siempre salimos tarde”.
No dudé ni un momento en responderle: “Porque así voy acompañada”. Fue una respuesta casi automática, me salió del alma. Prefería esperar unos minutos en la puerta para volver con ellas que hacer el camino completo sola.
Y a día de hoy, en mi edad adulta, es algo que sigo haciendo. Soy incluso capaz de variar mi ruta unos minutos con tal de ir con algún compañero de estudios o trabajo; sin prisas, sin agobios… Solo ese momento de caminata “obligatoria” en el que relajarse y compartir con alguien un agradable rato de charla.
Para mí fue una experiencia maravillosa e importante, que ha contribuido a crear los cimientos de quien hoy día soy. Creo que el paseo al cole es algo que todo niño y niña debería vivir, es algo que les hará crecer como personas y que luego les dará un recuerdo bonito que compartir.

UNA EXPERIENCIA DEL CAMINO ESCOLAR

Hoy es un día de esos raros…muchas prisas, cosas que hacer antes de salir de casa, y para colmo nos hemos dormido…Es el segundo día que Jorge quiere venir solo a la salida de kárate. Anoche le dije que me parecía bien que viniera solo…pero a mime da algo de miedo, así que he cambiado de opinión y le he dicho a Patri que vaya a buscarlo a mitad del camino, al taller de coches. Todo el rato pensando “que no se me olvide decirle a Jorge que Patri le espera en el taller, que no venga solo hasta casa…” Vamos chicos, que no llegamos al cole, rápido Jorge que se van los del camino escolar…vamos Celia que no llegamos…Adios mamá, adiós cariño…” cada uno y cada una a sus tareas diarias…y zas!! No le he dicho a Jorge que se espere en el taller de coches…

A la salida del kárate, con toda su emoción de venir solo, Jorge encarrila el camino directo a casa. El camino que hace siempre acompañado, solo que esta vez lo va a hacer solo. Por fin!! Tenía muchas ganas de ir solo. No va a haber problema, Patri y Celia le esperan en casa…pero al llegar, no están. No le abren. No sabe que le están esperando en el taller de coches. Así que Jorge opta por esperar en la puerta de casa, un poco asustado, porque está llamando y no le abren. Se cruza a la acera de enfrente, ve pasar niños y niñas del colegio…pero ni rastro de patri y su hermana…

El tiempo pasa y a casa no acude nadie…y al taller (donde esperan Patri y Celia) tampoco acude nadie. Por la razón que sea, no se han encontrado.

Patri opta por ir a buscarlo al colegio y allí le dicen los compañeros que Jorge ha salido. Afloran los nervios por todas partes. Patri vuelve hacia casa…

Jorge está muy nervioso, no quiere moverse de allí. ¿Cuántas veces le hemos dicho: si te pierdes no te muevas, que iremos a buscarte”…pero hoy no va nadie a buscarlo. Los de la panadería le ven y lo animan a entrar dentro. Afortunadamente se sabe el número de móvil de su padre. El Javi, el dueño de la panadería, llama a Manolo y le dice que Jorge está ahí, esperando, un poco nervioso y asustado, pero está bien…”Tranquilo Manolo, nosotros le cuidamos”…De repente, Patri recibe una llamada de Manolo en el móvil: “Patri, Jorge está en la Panadería del Javi. Vete allí a buscarlo que te está esperando” Enseguida acuden Patri y Celia a buscarlo…Solucionado!!!

Qué bien lo ha hecho Jorge. Ha hecho lo que tenía que hacer…Salir del cole, seguro de sí mismo, contento y sin entretenerse, ir para casa. Y al no encontrar a nadie, entrar en la panadería y dejarse ayudar…”Es que es COMERCIO AMIGO, mamá”, me dice nervioso todavía por la experiencia, pero orgulloso de sí mismo.

Qué rabia no haber confiado en él, qué rabia no haber aprovechado la oportunidad; una oportunidad perdida en su camino hacia la autonomía…Qué cosas más raras hacemos a veces los adultos, y cómo proyectamos en ellos nuestros miedos.

Yo he aprendido, estoy deseando que Jorge me vuelva a decir que quiere venir solo a casa, porque le voy a decir que SÍ, porque confío en él, y porque es mucho más capaz de lo que yo me creo…y pienso ¡Qué guay que participe en este proyecto del Camino escolar Seguro! Y qué importante es implicarse para que ellos se impliquen e integren en su vida lo aprendido.

VIDEO: ASÍ SE ORGANIZA UN CAMINO ESCOLAR SEGURO

Niños, padres, profesores, comercios, Ayuntamientos,...En este vídeo, todos son protagonistas de un logro común: Imaginar, proyectar, impulsar y desarrollar una gran iniciativa de cara a conseguir una mayor autonomía infantil en nuestras calles. No dejes de verlo.

https://www.youtube.com/watch?v=wOxAFy-R1No

COMO LOGRAR QUE LOS ALUMNOS VAYAN EN BICI AL COLE

Hace unos años en las puertas del Colegio Montserrat, en el distrito de Retiro, coincidíamos por las mañanas unos poquitos padres y profesores (cómo 5 en total) llevando a nuestros hijos en bici al cole o yendo al trabajo. Esto pasaba a pesar de que no todo estaba a favor: el camino, los 3 km de media que nos separaban del cole, no eran fáciles. Pero todos coincidíamos en que esta opción era buena, eliminaba tráfico de entrada al colegio y sobre todo nos hacía disfrutar junto a nuestros hijos del camino. Empezábamos el día sin trasmitirles estrés: cualquiera que sea madre o padre sabrá de lo que hablo (niño!, la chaqueta, que no llegamos…). La bici era nuestra aliada, nos ayudaba al comienzo del día y esto no nos lo podíamos callar, había que contárselo al resto. Y se dieron una serie de circunstancias que hicieron que estas personas se acabasen organizando: coincidieron personas muy proactivas y el colegio apoyó la idea, se organizó el Grupo Biciclistas Montserrat.

El grupo tiene por objetivo fomentar el uso de la bicicleta como medio de desplazamiento en el barrio y tiene dos maneras de afrontarlo: impulsar la mejora de las infraestructuras que faciliten su uso y tejer una red de apoyo a quien decida una mañana cambiar el modo de ir al cole. Desde el principio hemos creído que, para el éxito de nuestras propuestas, dentro del grupo debemos estar padres, profesores y alumnos mayores (los que se mueven autónomamente). No queremos perder ningún punto de vista y hay que ser realistas: todos a una, las iniciativas obtienen resultado.

El primer paso fue crear un parking de bicis dentro del colegio; esto era una demanda histórica de los alumnos y una necesidad para evitar los robos que habitualmente se producían: ni los chicos ni sus padres arriesgan su bici. Así que a dárselo mascado a la dirección del colegio: proyecto y presupuesto, la respuesta fue positiva, salió adelante. Se organizaron dos actividades para celebrar y promocionar el feliz acontecimiento: un concurso entre los alumnos para crear el logo del nuevo parking de bicis y un día inaugural en el que decenas de padres y alumnos quedamos en el Parque del Retiro y fuimos todos juntos al cole en bici a estrenar el parking (la ganadora del concurso del logo, muy orgullosa, cortó la cinta y hubo discurso del director).

En aquel momento no sabíamos la gran repercusión que iba a tener esa pequeña infraestructura. Para quien lea esto pensando en recorrer el mismo camino que no lo dude: ¡nuestro parking hoy es PEQUEÑO! 

Animados por el resultado del curso anterior decidimos dos pasos más y fueron la web (gracias José, gracias) y el bicibús, los miembros del grupo leímos sobre el asunto y nos motivamos con la idea. Juntos el camino se hace mejor: es más divertido y más seguro, pero fundamentalmente se trata de quedar a una hora y todos juntos hacer el recorrido al cole, en cada esquina se van incorporando nuevas familias e incluso alumnos a los que a sus padres no les hace gracia que vayan solos, pero no les importa que lo hagan si van dentro del bicibús. Con este proyecto vencíamos un gran escollo: muchas personas no optan por la bici por inseguridad y por otro lado se creaba la red social que deseábamos. Muchos padres descubríamos que teníamos vecinos con hijos en el cole. Fantástico.

Se crearon 4 rutas y se estableció que los viernes es el día del bicibús. El resto de los días también vamos en bici pero digamos que no existe el compromiso de esperarnos, nos gusta esta forma porque es muy relajada. Hoy en día somos 27 familias en el bicibús!!! Unos 75 entre personas y personitas. Hubo mucho trabajo alrededor de difusión en las aulas (se encargaron los alumnos miembros del grupo), explicar y razonar el proyecto al comité de dirección (se encargó Ramiro, nuestro profe en el grupo), generar la web (José, un padre del grupo), las encuestas para las rutas… Como veis es importante que toda la comunidad educativa esté implicada, o por lo menos, que facilite el asunto. Es importante señalar que se trata de una iniciativa de la comunidad educativa que no del colegio, si el colegio tiene que poner esto en marcha se encontraría seguro con cientos de impedimentos legales y probablemente acabaría fracasando.


Y llegamos a este curso. Nos marcamos varios objetivos:

  1. Promocionar nuestra web como medio de llegar a otras comunidades educativas, a otros colegios. Decir alto y claro: se puede y si necesitáis ayuda escribidnos un correo que, en la medida de nuestras posibilidades, trataremos de echaros una mano. Y es que los cambios modales en la ciudad de Madrid influyen positivamente en todos, incluso en los que no pueden o no quieren cambiar.
  1. Mejorar los trayectos de acceso al cole. Actualmente cometemos algunas irregularidades porque no tenemos alternativa. Queremos trabajar, junto con los responsables municipales en que esto se solucione, hay una necesidad clara de conectar de manera segura para los peatones y ciclistas áreas de nuestro barrio, de nuestra ciudad.

 

3. Generar iniciativas en torno al consumo y la formación: mercadillos de trueque, formación en habilidades cómo ciclistas a alumnos y padres.
Y una buena noticia: nuestras iniciativas han llegado a oídos municipales y nos han incluido dentro del programa STARS. Ya os contaremos cómo nos va porque acabamos de empezar a trabajar. De momento se nos ha escuchado con paciencia y esta semana tenemos que presentar el proyecto sobre el que trabajar.

aquí nos tenéis al Grupo Biciclistas Montserrat para lo que queráis: http://www.biciclistasmontserrat.es

VÍDEO. DAR PIE

Un grupo de madres y padres del CEIP "Filósofo Séneca" de Madrid reflexiona en voz alta sobre los miedos y dudas que las familias experimentan cuando sus hijos piden permiso para ir solos al colegio. Este vídeo, enmarcado en el proyecto "Madrid a pie, camino seguro al cole", pretende estimular el debate sobre las implicaciones de la falta de autonomía infantil en nuestras ciudades.

https://www.youtube.com/watch?v=gEjuQLBxtV0

AMPA DEL CEIP SAINZ DE VARANDA, ZARAGOZA

La mañana del pasado 17 de octubre, las calles cercanas al CEIP Sainz de Varandase llenaron de colores, música, chalecos, elefantes expertos en caminos y risas de escolares, al celebrar de forma festiva la reinauguración del proyecto Camino Escolar y la inauguración de una ruta nueva por la calle Lasierra Purroy.  En este acto se cortó la cinta inaugural de las rutas del Camino Escolar y se presentaron las Maletas Viajeras.
Las dos Maletas Viajeras del Camino Escolar están llenas de tesoros, recuerdos, emociones, olores, sentimientos y aventuras en relación al camino de casa al colegio en nuestra infancia.  Entre estos recuerdos se encuentran los de los participantes del I Concurso de Relatos del Camino Escolar celebrado el curso pasado en el barrio Torrero-La Paz.
A través de estas maletas, que van viajando de familia en familia en el colegio, los escolares y sus padres comparten los recuerdos y las experiencias de sus caminos de casa a la escuela, reflexionando sobre cómo han cambiado físicamente y vivencialmente estos caminos y cómo nos gustaría que fueran. ¿Hay más tráfico? ¿Cómo son las calles? ¿Cómo vamos al colegio, acompañados, andando, en bici? ¿Con quién nos gustaría ir al colegio? ¿Qué quitaríamos del camino o añadiríamos?, etc.
Además en la maleta encontraremos muchas más sorpresas: cuentos que nos invitan a recorrer distintos caminos a través de diferentes personajes, películas que nos muestran como la bicicleta es un gran vehículo rodado que nos permite movernos por la ciudad sin atascos y ejercitando las piernas y un cuaderno para escribir o dibujar nuestras propias vivencias.
Con estas maletas esperamos que los escolares y sus familias disfruten de un viaje inolvidable que nos acerque a una ciudad con más niños y niñas jugando y caminando de forma libre y segura por sus calles, parques y plazas.

La ciudad para l@s niñ@s, siempre será una ciudad más alegre, segura y amable.